Universitario
Jueves 16 de Mayo de 2013

Las tecnologías no son neutrales

Un trabajo analiza el impacto de la aplicación de los avances tecnológicos en la escuela. Al tiempo que percibe como necesaria su introducción en los procesos de enseñanza-aprendizaje, se verifica gran resistencia y desconfianza hacia su uso.

Hace algunos años, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Villa María se autoconvocó con el afán de fundar un colectivo que logre dar cuenta del impacto que tienen las nuevas tecnologías en los diferentes campos sociales. De este modo surgió una serie de conclusiones que se plasmó en “La educación alterada”, un libro que propone reflexionar en torno de los desafíos que la irrupción de las nuevas tecnologías trae aparejada en los diversos ámbitos de la educación formal. Lila Pagola, integrante del grupo de investigadores, docente, artista y militante de software libre, reflexiona acerca de la relación entre el sistema educativo y las TICs; el impacto que éstas tienen en la sociedad y el rol democratizador del software libre.
Sobre el tema, la docente, asevera que con el “acrónimo TIC’s, nos referimos a un conjunto de desarrollos tecnológicos digitales de las últimas décadas que han tenido amplia inserción social”, en este sentido  al ser consultada sobre el impacto que tienen en la sociedad, reflexiona: “Estas nuevas herramientas, dispositivos, modos de hacer técnicos, funcionalidades potenciales, se introducen en las sociedades como “disponibilidad” bajo condiciones de acceso, costo, usos promocionados que resultan de la lógica del desarrollo industrial y de mercado, que las impulsa o difunde en la mayoría de los casos. Los grupos sociales, a posteriori, y con sus propias necesidades, experiencias y condiciones materiales de acceso, se apropian de esa “disponibilidad” resultante de la “naturaleza” técnica, más el programa industrial, y los usan de los modos previstos o hacen usos novedosos, retroalimentando el proceso inicial de desarrollo e innovación tecnológica hacia nuevos ciclos o abriendo discusiones, requerimientos, incluso, en la forma de críticas y límites a los desarrollos tecnológicos. Por eso, no se trata estrictamente de ‘impacto’, sino más bien de un juego de fuerzas entre disponibilidad técnica y apropiación social”.
Además, la investigadora considera que la tecnología y los medios cuestionan a la institución escuela. “La novedad que introducen las TIC’s es que aquellas sospechas que mantenían alejadas con mayor claridad a las industrias culturales del entretenimiento de los ámbitos para el aprendizaje se tornan totalmente inválidas respecto de las computadoras e Internet, en tanto que hoy son herramientas irremplazables en la gestión de la información y en los procesos de aprendizaje”, afirma.
Respecto de los niveles educativos superiores, Pagola opina que las TIC’s han ingresado tempranamente porque las universidades han sido espacios de innovación cruciales para las tecnologías digitales, no sólo en instancias formales, sino como ámbitos de interacción y experiencia de los agentes relevantes de la innovación digital. Por el contrario, en los niveles educativos básicos se han dado procesos contradictorios: al tiempo que perciben como “necesaria y urgente” su introducción en los procesos de enseñanza-aprendizaje, se verifica gran resistencia y desconfianza hacia su uso.
Sobre el tema, la docente agrega que el “sistema educativo está basado en una concepción de la enseñanza-aprendizaje que privilegia, la transmisión de algunos contenidos considerados valiosos”. La crisis que suponen las TIC’s para este modelo es que la información “valiosa” ahora es accesible por fuera de la escuela e, incluso, en formas más “entretenidas”. Y las “dinámicas de producción de tal información valiosa están exponencialmente aceleradas, por lo que tornan imposibles de acompañar en tiempos y capacidades de aprendizaje humanos”. Sobre este punto, la investigación señala que produce consecuencias drásticas en la enseñanza de algunas disciplinas. Por otro lado, el sistema educativo fue creado y está estructurado en tiempos, modos de relación y ordenamientos espaciales que suelen verse desbordados por otras pedagogías o herramientas didácticas disponibles.
El mencionado libro, se plantea que el discurso hegemónico presenta a las TIC’s como un futuro inevitable, conveniente y deseable, sobre esa afirmación Pagola, afirma que “Las tecnologías no son inocentes, ni neutrales. Forman un todo con un programa económico y político que las promueve en algunos de sus aspectos, e invisibiliza otros. La obsolescencia programada -es decir, la reducción deliberada de la vida de un producto para incrementar su consumo-, la ocultación de operaciones y formas de control, la cesión de libertades en los contratos de uso de software o servicios en “la nube” de la web 2.0, en contraposición al imaginario de transparencia y eficacia que rodea a todo lo que lleve una “e-” delante, o del acceso al mundo global, es parte de este juego de promociones y ocultamientos cuidadosamente balanceados en función de los intereses de quienes desarrollan y comercializan ciertas interacciones con tecnología”, sostiene.
En ese sentido, el trabajo resalta la resistencia de algunos docentes a la introducción de TIC’s en el aula, cuando sin ser usuarios, sólo tienen la versión promovida por el mercado, que los trata básicamente como consumidores. Es la sociedad la que debe sostener la mirada crítica sobre esos procesos en curso, “debatir y consensuar buenas prácticas y exigir su cumplimiento y, probablemente, el lugar más adecuado para hacerlo sean las escuelas, especialmente porque no debe ser un patrimonio reservado a expertos, sino un saber común”.
El grupo de investigadores del que participa la docente Lila Pagola está integrado también por Inés Dussel, Viviana Minzi, Fabián Mosenson, Fernando Peirone y Paula Sibilia.

(Fte. Arg. Inv.)

Comentarios
fotos
Lila Pagola investiga acerca de la relación entre la educación y las TICs.
Lila Pagola investiga acerca de la relación entre la educación y las TICs.
últimas noticias
TODAS LAS VOCES
noticias más leidas del día