Economía
ULTIMAS NOTICIAS
11:26 | Sábado 05 de Marzo de 2011

Los beneficios de la represa Yacyretá "son muy superiores a los perjuicios”

Télam

El director de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), Oscar Dores, aseguró que los beneficios de la represa Yacyretá "son muy superiores a los perjuicios”, en referencia a algunas críticas respecto a las consecuencias ambientales de la obra.

Dores, que inició su vida profesional como geólogo, precisó que tanto en Yacyretá como en otras grandes obras hidráulicas “se tomaron recaudos para que el impacto ambiental sea menor" y consideró que "siempre hay un impacto, pero lo que hay que hacer es remediar”.

La represa hidroeléctrica de Yacyretá-Apipé (del guaraní jasy retã, "tierra de la Luna") es una central hidroeléctrica construida sobre los saltos de Yacyretá-Apipé en el río Paraná, entre la provincia de Corrientes y el departamento paraguayo de Misiones.

Yacyretá se encuentra 320 kilómetros al sudeste de Asunción, Paraguay, en la zona de la ciudad de Ayolas, 100 kilómetros aguas abajo de Encarnación, y a 2 kilómetros de los rápidos de Apipé.

El embalse principal queda en los alrededores de la isla de Yacyretá y Talavera.

La obra, que alcanzó su máxima cota (83 metros sobre el nivel del mar), y fue inaugurada el pasado 26 de febrero por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, permitirá aprovechar a pleno los 3.100 megavatios de potencia instalados en la central y producir casi el 60 por ciento de la generación hidroeléctrica del país.

Desde que se conoció el proyecto, hace ya más de 30 años, distintos sectores ambientalistas elevaron sus críticas ante las supuestas consecuencias negativas para el ambiente que representaría su construcción.

La evacuación de poblaciones costeras, así como la inundación de miles de hectáreas del ecosistema de la región, con la consecuente desaparición de especies nativas, fueron algunas de las críticas esbozadas por los ambientalistas.

“Lo de la erradicación de la gente está resuelto. Ya se hicieron las obras de viviendas establecidas en el plan. La población tiene riberas más consolidadas y se hicieron los estudios aguas abajo. Por ejemplo, lo que hubiese supuestamente pasado en Posadas, fue resuelto con la construcción de una costanera artificial”, precisó Dores.

“Asimismo –agregó-, cuando se hace un vertedero de una obra tan grande como Yacyretá, se proyecta un crecimiento decamilenario (10 mil años), como lo disponen los organismos internacionales”.

“En Yacyretá se hicieron escaleras para los peces, cuidado de los márgenes, y otras obras; y todo el perilago tendrá un funcionamiento turístico que va a mejorar el entorno”, añadió.

Dores reconoció tener “grandes disensos” con los ambientalistas, porque “ellos dicen que no se toque nada”, sin tener en cuenta que “el estándar de vida que tenemos ahora, hace gastar el doble de energía que hace diez años atrás”.

“Si no estuviese Yacyretá, los ecologistas le tendrían que decir a la gente cómo obtener la misma cantidad de energía para conservar ese estándar de vida. Hay que ver el equilibrio”, reflexionó.

“Lo que dicen los ecologistas lo percibo como un estado de contemplación, como el que tienen los hindúes que contemplan el río Ganges, sin tener en cuenta los cambios sociales y económicos”, señaló.

Este experto, que tiene una dilatada trayectoria en obras hidráulicas, mide la cuestión desde otro ámbito, al señalar que “nosotros decimos que hay que usar los recursos de manera responsable, teniendo un desarrollo ecológico”.

“El hombre como yo, que nació como geólogo, ve el recurso donde se puede accionar con una mirada hacia las generaciones futuras. En este caso, como en las otras obras, uno no puede romper lo que deberán disfrutar nuestros hijos”, dijo.

En tal sentido, aseguró: "no daría mi visto bueno para hacer algo que supere lo que la gente necesita, acá todo está previsto y monitoreado, y todos los aspectos están tomados de los estándares internacionales”.

En cuanto a las críticas ambientalistas por la elevación de la cota a su máximo de 83 metros, Dores respondió que “si se hace más bajo, como dicen algunos ambientalistas, no se puede recuperar la inversión. Lo que se hizo ahora con Yacyretá es optimizarla. El que dice que la obra hidráulica debe tener una cota más baja, es que no quiere que se haga”.

Respecto del futuro, el director de Fundelec aseguró que “la próxima energía que va a encontrar el hombre será cada vez más limpia. La humanidad en su evolución siempre concibió energías superiores a las anteriores”.

 

fotos
TODAS LAS VOCES