Nacionales
EDICION IMPRESA
Jueves 28 de Octubre de 2010

Kirchner, su vida política :: derechos humanos

Kirchner y el final de la impunidad en argentina

La conversión de centros de detención en museos de la memoria, la reivindicación de Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, nulidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida llegaron para saldar una vieja deuda del Estado con el pueblo argentino.

La foto de Néstor Kirchner ordenando bajar la foto de los dictadores de los pasillos del Colegio Militar recorrió el mundo entero.
Se transformó con el tiempo en una postal del enfoque político que encabezaría el ex presidente sorprendiendo a más de uno, que no esperaba demasiado de un candidato que asumía la presidencia con el 22% de los votos y sin ninguna promesa al respecto en su plataforma política.
Sin embargo, con el tiempo redobló la apuesta y fue por más. Así es como en Córdoba entregó el centro clandestino de detención La Perla a los organismos, y transformó la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), que funcionó como campo de concentración y exterminio durante la dictadura, en un espacio de la memoria.
Frente a una multitud, Kirchner anunciaba también la construcción en ese lugar del Museo de la Memoria, donde diferentes organizaciones de derechos humanos ocuparían las instalaciones para desarrollar actividades y proyectos.
Transformó de esta manera lugares siniestros del horror y de la muerte en lugares de participación y esperanza.    
Esta fue la primera de una serie de medidas. Después vino la reformulación del Consejo de la Magistratura y la derogación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida y los indultos que hasta ese momento garantizaban la impunidad de los represores de la última dictadura.
Un hecho político que los mandatarios anteriores no se habían atrevido a respaldar, porque mantenían la política de impunidad acordada con el poder militar en las sombras, dando la espalda a un exigencia popular innegable.
Con el gobierno de Carlos Menem (1990-1999) esta política de impunidad se profundizó con la aprobación de las leyes del Indulto, que permitía la libertad de los generales condenados y reforzaba la teoría conocida como de “los dos demonios”, que equiparaba la represión estatal con la resistencia armada de las organizaciones revolucionarias argentinas.
En 2003, la diputada de Izquierda Unida (IU), Patricia Walsh, envió al Parlamento argentino un proyecto para anular las leyes de Obediencia Debida y Punto Final. La iniciativa fue apoyada por el presidente Kirchner y la bancada legislativa de su partido.
En 2006, la Justicia argentina declaró la incostitucionalidad de los indultos, luego de una sostenida campaña para lograr este objetivo, donde las movilizaciones y las posturas del Ejecutivo argentino se hicieron con la mayor unidad y concordancia.
Al conmemorar el 28 aniversario del golpe militar, en un acto en la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), Kirchner pidió perdón en nombre del Estado por las “atrocidades” cometidas por los dictadores.
Era la primera vez que un gobierno constitucional tomaba esta postura de confrontación directa con los defensores de la represión y lo hacía desde un lugar emblemático, como la Esma, el mayor campo de concentración que existió durante el régimen militar por donde pasaron más de cinco mil detenidos de-
saparecidos.
“Como presidente de Argentina, vengo a pedir perdón en nombre del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia tantas atrocidades”, sostuvo durante el acto.
Sin dudar, el ex presidente aseveró que “los responsables del hecho tenebroso y macabro de tantos campos de concentración, como fue la Esma, tienen un sólo nombre: son asesinos repudiados por el pueblo argentino”.
Reconocido a nivel internacional por su política favor de los derechos humanos, el ex presidente Néstor Kirchner apoyó desde su gobierno un camino que en Argentina venía construyendo un conjunto de organizaciones, movimientos y ciudadanos que reclaman todavía el castigo judicial contra los represores.

Los hechos más destacados:

  • Nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.
  • El 24 de marzo de 2004 ordenó quitar del Colegio Militar los cuadros de los dictadores Jorge Videla y Reynaldo Bignone.
  • Transformación de la Esma y La Perla como Museos de la Memoria.
  • Depuración de las Fuerzas Armadas y apartamiento de quienes no se subordinasen al poder civil.
  • Promulgó la ley con la que la Argentina adhirió a la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.

 

fotos
Kirchner convirtió la lucha por los derechos humanos en uno de los ejes de su gobierno.
Kirchner convirtió la lucha por los derechos humanos en uno de los ejes de su gobierno.
  • La convicción política llevó a Néstor Kirchner a enfrentar con determinación los temas del pasado oscuro militar en la Argentina. Eso redundó en el apoyo cada vez más firme de sectores progresistas que durante años esperaron la reapertura de los juicios contra militares genocidas que actuaron en la dictadura.
  • La gestión de Kirchner dio desde el principio señales de trato poco cordial a las fuerzas armadas. La actual ministra de Defensa, Nilda Garr,é y su pasado fue una señal contundente de los límites con los que el kirchnerismo puso en caja al sector militar. Todavía hoy hay quienes le reprochan su política salarial para con las Fuerzas Armadas.
últimas noticias
TODAS LAS VOCES